domingo, 22 de enero de 2017

De a dos

Siempre escuché decir que hay que estar segura antes de dar el gran paso en la pareja,  que se siente “Confianza” o “certeza” cuando se lo da, pero ¿Es inadecuada la incertidumbre que acarrea el cambio? ¿Se supone que el amor trae aparejada la fe en la unión?

Conocer por completo el sentimiento ajeno es una búsqueda utópica del amor perfecto, tan irreal como el de las novelas o cuentos de historias pasionales de príncipes y princesas.

Carecer de solidez es tan normal, sobre todo al inicio de la relación, como experimentar el miedo inevitable que se percibe al primer instante de todo.

Esperar garantía es demandar de una forma egoísta la reciprocidad pasional, como si se tratara de una cuestión de vuelto monetario que uno espera sí o sí a la hora del dar y recibir.

Necesitar estabilidad es como saltear la hipoteca y pedir prestado dinero a un amigo en lugar del banco, achicando el margen de error y riesgo al más alto nivel.

Estar en pareja no es lo mismo a estar emparejada. Estar en pareja significa hacer el viaje acompañada, ir juntos, de manera independiente hacia un destino compartido. Estar emparejada quiere decir  depender del otro para dar el paso, para caminar, cuando en realidad quien camina es cada uno, pero a la par.

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!




miércoles, 18 de enero de 2017

NI

A veces hay asuntos que aceptar, aunque el mensaje venga dado mayoritariamente por contraejemplo más que por el patrón convencional al que estamos acostumbradas a recibir.

Asimilar NO cumplir el rol de madre, pero SÍ el buena madrina.

Aprender a NO ser esposa; eventualmente SÍ fogosa amante.

A NO ser Jefa, pero SÍ una aplicada practicante.

NO ser dueña,  sólo inquilina.

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!




domingo, 4 de septiembre de 2016

¿Cómo arriesgar sin miedo a perder?

¿Qué piensa una mujer moderna respecto de su elección de vida?

¿Se replantea sus decisiones, omisiones, responsabilidades? ¿O simplemente actúa como revelación al modelo convencional del género?

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!






jueves, 16 de julio de 2015

¿Necesitar o desear?

Me siento vulnerable, podría afirmar que es directamente proporcional con mi crecimiento etario.

Mi tolerancia se encuentra suspendida, muy en el fondo de mi razón, y desde hace un largo tiempo no encuentro argumentos valederos para cambiar mi actitud.

¿Negativa?

¿Realista?

¿Afligida?

¿O simplemente la revolución hormonal de la ovulación femenina mensual me está jugando una mala pasada esta vez?

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!


martes, 28 de abril de 2015

Cambio el no por un SÍ


¿Dónde y por qué surge el cambio femenino?

Muchas veces escuché decir a mis amigos que cuando la mujer va a la peluquería y se hace un cambio de look radical lo que está buscando en realidad puede variar desde el hombre que la acompaña hasta el trabajo, lugar de residencia o hábitos alimenticios.

Hoy me detengo en esta cuestión: sí, la del cambio, casi permanente. Y lo hago porque también en mi presente quiero renovarme.

¿Será que la rutina nos castiga, poniéndonos de mal humor?

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!

sábado, 20 de septiembre de 2014

CasaMIENTE

En el mundo cibernético, más precisamente en el de las redes sociales, las noticias van y vienen como boomerang en playa de Mar del Plata. Fue así como, el neewfeed de Facebook me sorprendió con una noticia impensada: mi ex se casó. ¡¡¡¿¿Qué??!!! No lo podía creer, y ese espasmo fue el que me dejó muda frente a la pantalla, con mis ojos como un dos de oro.

880 días después del final, hoy, me volví a encontrar con el difunto (apodo asignado por mi mejor amiga en referencia a mi ex pareja). Pero... atrás ¿Qué quedó? Al saber la novedad e imaginarme su cambio en el estado civil me fue inevitable recordar su viejo argumento, ese con el que intentaba justificar la inacción del desinterés con frases del estilo: "El verdadero amor no es convencional" o "El anillo es una forma de opresión".

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!

jueves, 6 de marzo de 2014

¿El amor tiene fin?




¿Qué pasa cuando una relación se quiebra, se gasta, se va descomponiendo?

Las mujeres solemos ir viendo, poco a poco, que las cosas no funcionan taaan bien como antes, pero también tenemos, al menos al principio, un cierto rechazo a admitir que la cosa no viene bien.

¿Será que no podemos aceptar la realidad? Puede ser, ¿por qué no? Si todo cambio al principio genera una especie de crisis en la persona ¿por qué entonces no asumir que a cualquiera le puede pasar?

Si querés seguir leyendo buscá mi libro!